Historia & Birra El regreso del Craft

Todo parecía señalar que aquello era el fin de una Era. Cuando las familias Liebmann y Schaefer echaron la persiana de sus negocios para no volver a levantarla nunca más, el primer pensamiento lógico de sus parroquianos y de los neoyorquinos bien pudo ser: “ya está. Se acabó. La cerveza barata ha ganado”. Era muy difícil competir con los bajos precios de las grandes multinacionales y de agilizar la producción para lidiar con los mismos. Las pérdidas aumentaban más que los beneficios. ¿qué se podía hacer?

Pudiera considerarse que el principio de este supuesto final comenzó con la Ley Seca, al quebrar más de 60 fábricas artesanales en todo EEUU. Al legalizarse de nuevo, serían las grandes marcas quienes tomarían la delantera, ofreciendo al consumidor lo que quería en muy poco tiempo y a precios “ridículos”. La gente había decidido.

No obstante, la resurrección llegó en la década de los 80, cuando un corresponsal en Próximo Oriente comenzó a interesarse por aquel mundo artesanal cervecero, atraído por las recetas casi milenarias de los países islámicos, aun cuando su fe prohíbe el consumo de alcohol. Allí apreció el resultado del laborioso trabajo y se preguntó si aquel tipo de empleo pudiera llevarse a su patria. De vuelta a casa, contactó con un antiguo banquero de su manzana llamado Tom Potter y juntos decidieron recuperar esa tradición artesanal llevando la cerveza natural a las gargantas de sus parroquianos. Así nació Brooklyn Brewery y junto a su apertura, el resurgir de una Era para todos fenecida.

Actualmente su cerveza es un referente en Nueva York. La receta, herencia familiar del primer maestro cervecero de la casa, Bill Moeller, fue adaptada a los tiempos modernos para ser la tarjeta de presentación dentro del sector y otorgar al consumidor un sabor diferente, sin perder la esencia de la artesanía. Empresas como Brooklyn han propiciado a lo largo de todo el país el renacimiento de este tipo de cerveza, convirtiendo su mercado en uno de los más potentes e innovadores del mundo. ¡Y no solo eso! Han extendido esta nueva forma de hacer y disfrutar de la cerveza. Sin perder de vista los ingredientes fundamentales, Norteamérica es la cuna de nuevos y rompedores estilos para todos los públicos. Un camino con gran futuro, siguiendo el curso de los maestros de antaño. ¡Salud!

Un saludo y espero que te haya gustado este post. Que tengas un feliz inicio de semana y nos vemos el Juernes con nueva cerveza, esta vez, desde la capital de nuestro país.

Referencias: The Beer Book. Ed: H. Blume.

Los comentarios están cerrados.

Crea un sitio web o blog en WordPress.com

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: